| 
  • If you are citizen of an European Union member nation, you may not use this service unless you are at least 16 years old.

  • Finally, you can manage your Google Docs, uploads, and email attachments (plus Dropbox and Slack files) in one convenient place. Claim a free account, and in less than 2 minutes, Dokkio (from the makers of PBworks) can automatically organize your content for you.

View
 

C) Comunidad

Page history last edited by PBworks 12 years, 3 months ago

C) Comunidad: para Cuidar a las Personas

 

 

Cuando las personas se sienten, y son, cuidadas, funcionan mejor.

 

Sencillo pero no fácil de practicar. Como mucho de lo bueno...

DAR ATENCIÓN CONSCIENTE a alguien, sin juzgar,

es la forma más directa, sencilla y eficaz de cuidar a las personas.

 

A la vez pero (y esto puede parecer contradictorio),

simplemente limitarse a ser ‘agradable’ o fingir (que sea sinceramente intentar a sentir) amor,

muy a menudo solamente nos aleja aún más de las personas.

 

 

Scott Peck es uno de los pioneros que estudiaron a fondo (y en la práctica)

los procesos de grupo, en particular los que crean comunidades verdaderas,

y les considera de suma importancia.

 

De hecho dice:

“las comunidades son un primer paso

hacia unir la humanidad y salvarnos de la destrucción”.

 

Nada menos.

Pero ahí acaba la ilusión de romanticismo.

Peck identifica las cuatro fases en la creación de una comunidad como:

 

1) seudo-comunidad,

2) caos,

3) vacío,

4) comunidad verdadera

 

La gran tragedia de muchos grupos y comunidades es que - según este modelo -

enfocan tanto tiempo, energía y recursos en quedar a fuerzas en la primera fase (de seudo-comunidad),

que cuando por fin falla la pretensa (o sea, empieza a ganar la evolución)

se considera que el grupo ha fracasado y se abandona el experimento.

Cuando de hecho está empezando a funcionar.

 

 

 

 

Peck identifica el amor como el ingrediente principal para la creación de comunidad.

Pero su definición del amor es quizás sorprendente:lo define como

 

" la voluntad de extender el propio ser

con el fin de alimentar el propio crecimiento espiritual

y el de los demás".

 

 

Es mucho más radical de lo que parezca a primera vista.

“Extender el propio ser” .. ¿qué significa exactamente?

 

Depende de la circunstancias.

 

Pero es posible ver que tiene consistencia con las Directrices de Findhorn.

Básicamente los dos modelos nos indican que tendremos que salir de nuestras ‘zonas de comfort’,

y practicar algunas disciplinas .. por lo menos inicialmente.

 

Peck continua diciendo que el camino a la verdadera comunidad puede sintetizarse así:

 

 

Un grupo de personas

voluntariamente se comprometen a si mismas

a no tratar de ejercer control del uno para el otro

con hostilidad o ridiculización

o amenazando con excluirlo

sino dándole a los demás aceptación y respeto incondicional.

Solo así los miembros del grupo se sentirán seguros

y podrán hablar abierta y honestamente.

 

 

Claramente esto es un gran reto.

¿Cómo se puede llevar a la práctica?

 

¿Es humanamente posible olvidar el condicionamiento de siglos de guerras …

y tratar a nuestros compañeros, 24 horas y 7 días por semana,

con 100% “aceptación y respeto incondicional”?

 

 

Quizás no (o por lo menos para gente que todavía no ha conseguido su tarjeta de sant@)

pero de hecho la receta es tan poderosa,

que resulta que con solo con el compartir de unos pequeños ratos de

“100% aceptación y respeto incondicional” (intensivos),

se pueden conseguir grandes cosas.

 

 

Esto fue comprobado con niños - en un orfanato en Bulgaria,

famoso por sus resultados excepcionales,

conseguidos tan solo por enfocar en dar unos pocos minutos al día de este

“100% aceptación y respeto incondicional”

individualmente a cada niño, a la hora del baño y los cambios de pañuelos.

 

El resto del tiempo los niños juegan a su aire con los demás niños,

funcionando bien siempre que tengan esta nutrición emocional vital y básica a diario.

 

Resulta que esto funciona perfectamente bien con adultos también.

 

También lo necesitamos, a diario.

 

Y normalmente los que pretenden que no necesitan esta nutrición emocional,

o se han especializado en conseguir esta atención de los demás que los rodean

(aún que sea de forma desigual o injusta:

 

hay miles de juegos que se consideran perfectamente aceptables

en nuestras familias y sociedad, que no son nada más de este robo, formalizado),

o se han acostumbrado a vivir con una falta de vitalidad que consideran normal y aceptable.

 

“La mayoría de personas viven vidas de silenciosa desesperación

.. y se van a su muerte con su canción todavía encerrada dentro”.

 

 

Aquí tenemos algunas técnicas y acuerdos de comprobada eficacia

(cuando se hacen, y mejor si regularmente y tomando turnos por igual)

que nos ayudan a llevar estos ideales a la práctica.

 

D) Piensa y Escucha

 

E) Grupos de Apoyo

 

F) Apreciación Activa

 

I) Diálogo y Debate

 

 

Canta tu canción.

Te necesitamos viv@ y vital.

 

 


 

Reconocer nuestra propia canción

 

Henny Trayles

 

Cuando una mujer de cierta tribu de Africa sabe que está embarazada, se interna en la selva con otras mujeres y juntas rezan y meditan hasta que aparece la canción del niño.

Saben que cada alma tiene su propia vibración que expresa su particularidad, unicidad y propósito.

Las mujeres entonan la canción y la cantan en voz alta.

Luego retornan a la tribu y se la enseñan a todos los demás.

 

Cuando nace el niño, la comunidad se junta y le cantan su canción.

Luego, cuando el niño comienza su educación, el pueblo se junta y le canta su canción.

Cuando se inicia como adulto, la gente se junta nuevamente y canta.

Cuando llega el momento de su casamiento, la persona escucha su canción.

Finalmente, cuando el alma va a irse de este mundo, la familia y amigos se acercan a su cama e igual que para su nacimiento, le cantan su canción para acompañarlo en la transición.

 

En esta tribu de Africa hay otra ocasión en la cual los pobladores cantan la canción.

Si en algún momento durante su vida la persona comete un crimen o un acto social aberrante, se lo lleva al centro del poblado y la gente de la comunidad forma un círculo a su alrededor.

Entonces le cantan su canción.

La tribu reconoce que la corrección para las conductas antisociales no es el castigo; es el amor y el recuerdo de su verdadera identidad. Cuando reconocemos nuestra propia canción ya no tenemos deseos ni necesidad de hacer nada que pudiera dañar a otros.

 

Tus amigos conocen tu canción y te la cantan cuando la olvidaste.

Aquellos que te aman no pueden ser engañados por los errores que cometes o las oscuras imágenes que muestras a los demás.

Ellos recuerdan tu belleza cuando te sientes feo; tu totalidad cuando estás quebrado; tu inocencia cuando te sientes culpable y tu propósito cuando estás confundido.

 

 

 


 

Comments (0)

You don't have permission to comment on this page.